miércoles, 27 de mayo de 2009

Nudo gordiano *


Al pie de esta playa imaginaria

hago un alto para pensar
en la que soy y en la que quizás nunca sea...

Una sensación de despojo me arroja
hacia un futuro aún no vivido.
Mi vida no detiene su marcha.
Sigue y sigue
como las olas de este mar.

¿Por qué sera que unas veces voy corriendo
como una necia detrás de la felicidad?

¿Será que la verdadera felicidad
es aquella la que se vive 
o es, más bien, la que nunca pudo ser vivida?



http://www.biografiasyvidas.com/monografia/alejandro_magno/fotos/nudo_gordiano.jpg



Ha llegado el momento de interrogarme,
de desenredar mi "nudo gordiano"
sin tener que llamar a Alejandro Magno
en mis sueños para que solucione mis problemas
cortando mi nudo con su espada.

Mientras el momento crítico de la nostalgia
se hace presente una vez más
arrastrada por una ola de nostalgia pasada,
tomo conciencia que deseo conquistar
el Oriente como el futuro rey de Frigia
y que el Dios Zeus me diga lo mismo que a él:

  "Es lo mismo cortar el nudo que desatarlo"

Y mientras me deleito con esta idea
dejo que las aguas de este mar
me laven no sólo los pies,
sino los pensamientos también...
hasta desenredarlos por completo.


Marisol



* La expresión nudo gordiano procede de una leyenda: Un campesino de Gordión (hoy Anatolia en Turquía) de nombre Gordias llevó a sus bueyes atados al yugo con unas cuerdas difíciles de desatar. Es así como este hombre cumplió un augurio en el que decía que el futuro rey de Frigia llegaría por la Puerta del Este acompañado de un cuervo que se posaría sobre su carro. Y según las tradiciones, quien desatara el nudo gordiano conquistaría Oriente. Es así como Alejandro Magno al conquistar Frigia se enfrentó al reto de desatar el nudo y lo cortó con su espada.

En español se utiliza esta expresión para referirse no sólo a la esencia de una cuestión, sino también para referirse a un hecho de difícil desenlace. Y sólo desatando el nudo se puede encontrar la solución.

Imagen sacada de:

12 comentarios:

Sandra S dijo...

Son esas cosas que a veces parecen en vano y sin embargo, es intentándolas que encontramos la solución. El tiempo que lleve desatar ese nudo nos permitirá usar nuestra mente para pensar soluciones sin distraernos en otras cosas.

Me gustó, me ha hecho reflexionar.

Un abrazo enorme sin olvidar mi promesa!

Marina-Emer dijo...

pues mira mientras lo piensas y no yo te invito a ir a mi blog el post vuelve hablarte del mar .te espero
Besitos
Marina

Mª JOSE. dijo...

TODO LLEVA SU TIEMPO MARISOL.UNA SMAS QUE OTRAS PERO AL FINAL SE CONSIGUE.
BESOS.MJ

Edu dijo...

Tus versos son como esa espada de Alejandro, que corta el nudo, en este caso de la realidad.
Un Saludo.

Leni dijo...

Muy buén poéma Marisol
Con versos muy conseguidos.
Es ese deseo de lucha el que te hace mirar hacia el horizonte y dejar atrás la melancolía.

Un beso grande

pmartimor dijo...

La dicha de la vida consiste en tener siempre algo que hacer, alguien a quien amar y alguna cosa que esperar.

Un abrazo
pablo

Pmartimor
http://lavirgenmaria.spaces.live.com

mi nombre es Alma dijo...

Si el nudo gorgiano es difícil de desenredar, dediquemonos a atar nuestros pensamientos para que formen un todo comprensible.

Saludos

David dijo...

Una playa para cenar...
Me encanta!!
Un beso Marisol,
Davd.

mimbre dijo...

Hola Marisol...
Toda nuestra vida es en eterno misterio ó un nudo si lo prefieres, el tema es tener la paciencia suficiente para poder encontrar la manera de desatarlo¡¡
Buen poema, para reflexionar¡¡
Un abrazo
Osvaldo

salvadorpliego dijo...

Cortándolo o desatándolo, no importa… hay que navegar en ese mar.
Bien por esos versos.
Un fuerte abrazo.

lidia dijo...

hola marisol!te encontre por ahi haciendo un comenterio en poetas anonimos y me gusto...te escribi un mail y ahora te sigo...no pude subir mi imagen mi foto...
un abrazo lejanoooooo
lidia

espero pases por mi blog es pequeñito pero ahi estoy
www.deloquenosehabla.blogspot.com

ShaO dijo...

A veces es tan difícil hacer los nudos como deshacerlos. El mar sabe mucho de ellos así que haces bien en dejar que te ayude a desenredar. Como siempre magistral.
Una lazada de besotes