viernes, 30 de junio de 2017

A flor de piel



En este silencio precario y carente,
por momentos, de ternura,
una permanente expresión de divagaciones irrelevantes
contemplan la verdad de mi inconsciente ...
allí donde encubro los designios disfrazados
que la patria de mi lengua disimula 
de la misma manera o de la misma forma
que tu hermosa sonrisa atribulada
no desea ahondar más con aire desenfadado
entre la aversión y la desconfianza 
al contemplar mi rostro aparentemente inexpresivo ...
aquél que salió a la superficie de la vida
para volverse invulnerable,
quizá porque ya no quiere ser más herido
para así inspirar más respeto ante ti, ante mí
mientras ejerzo más control sobre mí misma 
ante mis propias imprudencias
(los instintivos estrecimientos del alma) ...
aquellas que se sienten a flor de piel
mientras nosotros intentamos distraer,
cada uno por nuestro lado,
cualquier reverencia perfecta
de aquel pasado que lentamente se desintegra
mientras una sensación de vacío sigue inamovible
entre tú y yo, querido ausente
 porque amar duele,
sobre todo, cuando tú te llevas
parte de la piel de mis recuerdos ...
esos recuerdos que desean hacer reconciliaciones
entre tu mundo y el mío 
para poderla poblar de hermosos pétalos de soledad ...
esa soledad  que es la corona de nuestra conciencia ...
esa conciencia que ejerce de testigo, fiscal y juez
entre nosotros y esta mágicamente loca vida 


MARiSOL





Imagen sacada de Bing