lunes, 30 de noviembre de 2009

La identidad



La globalización está provocando 
un obsesivo afán de identidad, 
que va a provocar muchos enfrentamientos. 
Nuestras cabezas se mundializan,
pero nuestros corazones se localizan.

José Antonio Marina (1939)
Filósofo español



http://www.bexboomer.com/sets/the%20mirror/hdr1.gif

 No quiero escindir mi personalidad
y sin embargo, el espejo de mi vida
me devuelve dos caras:
la que fuí...la que soy,
la que se quedó... la que partió.

La identidad, por momentos, se vuelve irascible.
Se convierte en una palabra obsesiva;
se mete en mi carne y me araña toda,
por dentro y por fuera.

Y aunque te parezca inaprensible
o inarmónico lo que acá pienso,
me doy cuenta mientras escribo
una sinopsis de mi vida
que estoy poniendo mi propia impronta
sobre el contrato que tengo hecho
con la vida... desde que nací.

Marisol

Imagen sacada de:

11 comentarios:

CAS dijo...

Cuando vivimos con la sensibilidad a flor de piel, no es extraño tantos cuestionamientos....Luego se hace la luz y aparece nuestra identidad en armonía con el universo. Me sucece frecuentemente.... Serán cosas de la globalización que tiene la virtud de volvernos a nuestro yo y abrirnos a los otros tan iguales y diferentes.
Un fuerte abrazo.

mi nombre es alma dijo...

Ojala ese contrato que tenemos con la vida no se rescinda por nuestra inconsciencia.

un abrazo

Esmeralda dijo...

Marisol: Que belleza de poema, que deliciosa elección la que utilizas de José Antonio Marina, cuan acertado estaba allá por el año 1939.
Tú renuevas sus palabras.
Siempre es un placer sentarse en esta orilla y ver el reencuentro y las contradicciones buscando conciliarse bajo el mismo cielo.

Besos Esmeralda

Taty Cascada dijo...

Marisol:
Es natural que nos cuestionemos, estamos viviendo tiempos extraños, nos acercamos y nos alejamos, las fronteras se expanden y las conciencias se dispersan, todo es motivo de preguntas sin respuestas.
Un reflexivo escrito amiga, un abrazo para ti.

Neogeminis dijo...

Un contrato con la vida...es una muy personal manera de plantearlo.

Un abrazo.

Aire dijo...

Hola, ola de mar...
hay etapas en las que necesitamos desesperadamente saber quienes somos, volver a nosotros mismos de nuevo. Yo hoy estoy tan perdida que ya no se lo que soy, me busco..Caigo en la tentación de pedir ayuda, pero estoy sola en ello.
Un saludo desde mi mundo hacia el tuyo..
Aire

pmartimor dijo...

El problema de la identidad es que siempre estamos en perpetua evolución. Una evolución de la que, a veces, ni nos damos cuenta. No creo que se trate pues de una pérdida de identidad o de distintas identidades (la visión que tiene uno de sí, y la visión que tienen los otros de uno), más bien una contínua transformación.
Un abrazo
Pablo
http://pmartimor.blogspot.com

sagc dijo...

Y es que en el espejo tenemos que ver quienes somos realmente y quienes fuimos !!

Me ha pasado. Pero seguramente antes y despues somos radiantes :)

Un abrazote desde el Golfo de México :)

Belkis dijo...

Para que la identidad no sea un sueño y evitar que ocurra lo que dijo Rousseau: el hombre nace libre y sin embargo por todas partes se lo encuentra encadenado, hay que adquirir una metodología que enseñe a desarrollar el potencial, a conocer y usar la totalidad de los recursos naturales, a dominar los mejores métodos, a elegir los mejores proyectos y modelos, a convertirnos en arquitectos diseñadores de nuestro propio destino.
Un saludo cordial

ShaO dijo...

Para haber firmado el contrato con un llanto nada más nacer no está tan mal...a veces.
Un abrazote...siempre

Juan Carlos dijo...

La identidad es como un como un bloque de mármol, es moldearlo conforme nuestras experiencias y los años nos den las herramientas necesarias para hacer un buen trabajo. O como un espejo donde se reflejan los sentimientos y nuestra vida.

Un gusto visitar tu blog. Saludos

Juan Carlos.