miércoles, 25 de febrero de 2009

Uvayema*

http://www.musiktheaterpaedagogik.de/bilder_gross/sternenhimmel_01.jpg

En esta noche vestida de luna llena,
millones de estrellas,
deseos y sueños
me entrego una vez más a tí.

Mientras saboreo la pasión
de tu corazón desbordado,
un fuego también me quema
y no soy capaz de apagarlo.

Enredada en tu cuerpo y tú en el mío
detenemos a propósito el tiempo.
Por un instante eterno soy feliz
y tú también, querido mío.


Marisol



* Especie de vid silveste que se enreda entre ramas de un árbol
(editado 2002, reeditado 2009)






4 comentarios:

SHEREZADE dijo...

BESOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO.
SHERE

Neogeminis dijo...

Así son las alamas cuando quieren enredarse con su gemela!


Abrazos, MArisol!

ALMA dijo...

¿Qué sería del hombre sin esos instantes eternos de completa felicidad?.

Saludos

ShaO dijo...

Me ha gustado lo del instante eterno, esos guiños de felicidad que de vez en cuando la vida tiene a bien regalarnos. Un abrazote