jueves, 12 de febrero de 2009

Nequá quam *




http://i84.photobucket.com/albums/k35/shar191/misc%20fun/seashore.jpg
Los argumentos se gastan con el tiempo.
Mi boca hambrienta
ya no se alimenta de ellos.
Las excusas son decoraciones pasajeras
colocadas como trofeos en una vitrina de lujo.
Mi corazón protesta una vez más
y me obliga a no ser débil.
Luchando contra mis fantasmas
nado a la orilla de mi vida.

Marisol



*Latín: de ningún modo

Foto sacada de:





9 comentarios:

SHEREZADE dijo...

Y QUE NO ME ENTERE YO QUE ABANDONASTE LA LUCHA.ESO JAMAS POR MUY DURA QUE SEA LA VIDA.BESOS .
SHERE.

Sandra S dijo...

Hola Marisol!! Perdona la demora en venir a visitarte.

Me encantó este poema. Cuántas veces nos sentimos así y nuestro corazón nos obliga a ser fuertes!! Será cuestión de hacerle caso, no?

Un abrazote caótico desde la orilla de mi vida!!

Cardenal Farenas dijo...

Precioso Marisol!! Es una oda a la fuerza!! al no rendirse!! Me encantó!!

Como siempre, mujer, me gusta venir a leerte. Ya leí tu anterior entrada que no podía perderme tampoco, pero mi ausencia me obligó a postergarla unos días.


Bendiciones sin debilidades

medianoche dijo...

Marisol; que bello nombre, que bueno descubrirte y poder leer tan sentidas letras que emanan de tu corazón.

Besos

ALMA dijo...

Hay que echar a las excusas de nuestra vida porque nos impiden vivir de verdad.

Daludos

La tribu de las letras dijo...

Marisol, no puede ser de otra forma, tienes un fortaleza que nos convence para seguir con una sonrisa buscando un sueño.
muahh-lyria

Aire dijo...

Me encanta este poema. Es un error admitir una y otra vez excusas por no asumir verdades, hay que luchar por la verdad..o al menos, hacer ver que, sí, que se aceptan, pero dejando claro que sabes que es mentira.
Estás ok?
Un beso del Aire

ShaO dijo...

Aunque a veces pesen los brazos y las piernas... y el alma no se puede dejar de nadar. Impresionante. Un acantilado de besotes

Gabriel dijo...

Una boca hambrienta
no argumenta si no grita
con fuerza y corazón