martes, 12 de abril de 2011

El puente

Los ojos no sirven de nada a un cerebro ciego.
Proverbio árabe

http://enrzdw.blu.livefilestore.com/y1phzE82OVaYCbwcQ98leukFzE-lDK7TP_E10WV7NqP0qOlUsDTBGP6U6CyqVLPPl90DWGaE-i6WYb-ARDNez55Bw1Hrbep8C8W/CIMG4254.JPG?psid=1

Entre tu mundo y el mío 
existe un puente invisible
más allá de todo tiempo
y de toda distancia de por medio.
Allí radica la magia de la vida
aunque andemos ciegos por ella.

Marisol 

Foto mía tomada el 10 de abril paseando alrededor del lago "Krumme Lanke" en Berlín. Este lago tiene de largo 1,100 metros, de circunferencia 2,5 kms, un área de alrededor de 154.000 m² y de una profundidad de hasta 6,60 metros. Cuenta con anguilas y varios tipos de peces.

5 comentarios:

El Drac dijo...

Qué bonito casi como una piscina, como para que jueguen los niños. Un fuerte abrazo Marisol

Esmeralda dijo...

Y aunque esa ceguera nos desgarre en parte el alma al recorer puentes que en otros tiempos pisabamos con firmeza.
La belleza de todos tus escritos.

Besos Esmeralda

Neogeminis dijo...

Muy bello pensamiento y una lindísima foto. Muy buena conjugación!
Un abrazo :D

mi nombre es alma dijo...

El puente que nos separa es el que a mismo tiempo nos une.

Pmartimor dijo...

Desafortunadamente, no solamente hay cerebros ciegos (éstos ya no tienen remedio) sino que esta extraña vida (a veces no nos reconocemos ni a nosotros mismos ante el espejo) embota nuestra mente y, entre otras muchas 'maldades' evita que podamos recordar por dónde cruzar aquellos puentes que antes reconocíamos con cierta facilidad.
Acabo de leer la frase anterior y me doy cuenta de que hoy ando algo pesimista:)... bueno, ¡habrán días mejores!
Un abrazo
Pablo.