sábado, 26 de febrero de 2011

Navegando



 

No sé si quiera seguir comprendiendo
solamente aquellas preguntas 
para las cuales tengo una respuesta exacta.

¡Ay! Una tristeza ha hecho su nido
en un rincón de mi alma sin pedirme permiso. 
Empiezo a sentir frío y no quiero.

Sigo navegando entre mis dos mundos
sin pretender trazar una línea divisoria perfecta
entre la que fuí un día y la que soy ahora.

Marisol

Pintura de Samy Charnine.
Más obras de él puedes ver en 

3 comentarios:

El Drac dijo...

Es la forma natural de vivir interactuando la experiencia con la novedad, es parte de la dialéctica de la vida querida paisana. Un fuerte abrazo

Jabo dijo...

Hola Marisol: en ocasiones no se puede trazar esa línea que comentas.
Me encanta el mar, navegar, pescar en mi interior y sacar lo mejor de uno mismo.
Abrazo. Jabo

mi nombre es alma dijo...

Esos pájaros de melancolia que anidan en nuestras almas sin pedirnos permiso, ¿cuando dejaremos de alimentarlos?