miércoles, 3 de noviembre de 2010

El color de la noche

http://public.blu.livefilestore.com/y1p-g8RaJnTUJctTKGpMhSkGEzHduO7j7xtzUipPV9_rZKk-aZn2D-sWYZjjTRNrb9riubLjh7tXGANNyefJw4e9w/CIMG2502.JPG?psid=1

Mientras el silencio de la eternidad 
abraza a la imagen del tiempo,
las dudas de Piscis vuelven
a besar el fondo del mar...

Allí donde los sentimientos no conocen
  de preguntas vestidas de Lógica.
Reconozco mi ignorancia. 
Aún no me conozco del todo.

Quiero llegar a la otra orilla 
aunque mi brújula no la tenga a la mano
y la imagen del tiempo no sea transparente.
Emprendo mi viaje interior a pesar de todo.
Ya no me temo. Voy a mi encuentro.

Marisol

*********

La foto es mía.
Al final del puente está el restaurante "Seebrücken"
en la isla alemana de Usedom, en el Mar Báltico.
Este puente  tiene 458 metros de largo.

5 comentarios:

Cardenal Farenas dijo...

Qué lindo Marisol. Mira qué coincidencia, vengo del blog de mi querido amigo Joan Josep, que hoy nos deja la tarea de Conocernos a Nosotros Mismos.

Tu ya vas adelantada por lo que leo. Te felicito mujer. Y como siempre, regreso a la parroquia maravillado con tus escritos.

Bendiciones de mí mismo

Dean dijo...

Bonita combinación de foto y poema, ese largo puente que nos lleve al otro lado, a ese lugar donde habitan los sueños que se hacen realidad.
Un saludo.

CAS dijo...

Me encantó: "ya no me temo, voy a mi encuentro..."

besitos

Alejandro Kreiner dijo...

Los viajes hacia el interior de uno mismo son muy instructivos...

Saludos.

Pedro Aros Castro dijo...

Hay cosas que solo se siente y que la razón difícilmente comprende, valiente viaje que se emprende hacia el encuentro consigo mismo, puede resultar fascinante o todo un tormento, felicitaciones Marisol
saludos