viernes, 8 de octubre de 2010

Dulce realidad y Haiku 39


 Cuando mi mente le da la cara a mi imaginación
siento que no traiciono la vida verdadera.
Me dedico, más bien, a hacer magia.

Y al querer nacer una ilusión fictiva,
por más delirante que sea,
me pongo de pie para darle la bienvenida.

Pero, ¿acaso le pongo trampas a mi destino?
No. Solamente dibujo una línea
entre lo real y lo inexistente en mi camino.

Y mientras endulzo mi alma en agua de rosas,
una secreto revela, desde ya, mi corazón rebelde:
 ¡Escribo para ser feliz!

Marisol


http://public.blu.livefilestore.com/y1pb5syZdFLQgdaqzRsUyk8LSWMqxKc9QBYi3bBzngJJSQN03yP327p48h7G73CJCu1U40CrPFh6SoLXCe05dK0sg/CIMG3181.JPG?psid=1


 Haiku 39

En mi camino 
La vida verdadera
Agua de rosas

Marisol


************

Separación de sílabas en poesía:

En.mi.ca.mi.no = 5
La.vi.da.ver.da.de.ra = 7
A.gua.de.ro.sas = 5


************* 

La foto es mía.
No es un vino rosado, es agua de rosas.

3 comentarios:

Aurora dijo...

Yo tambièn hago magia como tu :)
y escribo para ser feliz.
Hago caso a mi intuiciòn siempre, y mi imaginaciòn vuela que ni te cuento, pero siempre va acompañada de la realidad que se hace visible como por arte de magia.

Preciso post- ( me encanta el agua de rosas, es refrescante para todo el cuerpo )

besos

Aurora

Pedro Aros Castro dijo...

...y además salva de la locura, bello poema, buen pensamiento, felicitaciones Marisol
un cordial saludo

Humberto dijo...

Hola, Marisol, entré a tu blog por casualidad, me pareció magnífico, no quería salir sin decírtelo.
Aprovecho la oportunidad para invitarte al mío que es de literatura.
Un abrazo desde Argentina.
Humberto.

www.humbertodib.blogspot.com