miércoles, 24 de marzo de 2010

Caracola de la vida



¡Cuántas cosas perdemos por miedo a perder!
Paulo Coelho (1947)
Escritor brasilero
  
 http://img363.imageshack.us/img363/3721/05wp2.jpg

Ayer
mientras en la orilla de mi playa
admiraba la belleza de una caracola
escuché su voz advertirme sobre el futuro incierto
colmado de cambios y riesgos.

Hoy
mientras un sentido común
se deja ver como un velero
en el mar tranquilo de mi vida,
una ola pequeña de seguridad cobarde
revienta a los pies de mi rutina diaria.

Mañana
Conformismo, Resignación y Olvido
rodarán como piedras hasta mi playa
para recordarme que aún tengo sueños
y que la esperanza no debe vivir paralizada
hasta mi último suspiro.

Marisol

11 comentarios:

*Luna dijo...

Hola cielo la esperanza nunca se pierde bellas palabras
un beso

Dean dijo...

Felicidad es precisamente no tener miedo y siempre conservamos la esperanza de que todos nuestros miedos desaparezcan.
Un saludo.

El Drac dijo...

Me preguntocomo será llegar a viejos y sentir que no se tienen las fuerzas suficientes para emprender nada, debe ser terriblemente postrante. Un fuerte abrazo y a vencer el miedo.

Juan Carlos dijo...

Un mensaje de vida para quienes quizá se detienen en una estación del tiempo. Vivir hasta el último suspiro ¡gran respuesta!

Un placer visitar tu blog. Un abrazo

Juan Carlos.

Yardan dijo...

Paso a paso alcanzamos el futuro con incertidumbres que nos hacen avanzar a ciegas pero seguros.

Neogeminis dijo...

Qué lindo esto, Marisol!...precioso.

Un abrazo!

Patxi. dijo...

el mañanafuturo desconocido eimprevisible.
bonito texto.

Mª Teresa Alejandra Francesca dijo...

Ayer, Hoy, Mañana, lindos los tres por igual.

La melodía que tienes es preciosa.Un fuerte abrazo desde Salamanca, te recuerdo siempre, Marisol.

Maite

Joan Josep dijo...

No pierdas esos sueños del mañana. Y no te asusten las pequeñas olas del presente. Pero nunca te resignes, ni busque seguridades cobardes. Un abrazo: Joan Josep

CAS dijo...

Y cómo nos aferramos a esa "seguridad cobarde"...es que es tan difícil a veces juntar fuerzas, dejar amarras y
navegar hacia nuevos proyectos.
Pero no hay otra salida
si lo que queremos es vivir de verdad.

Un fuerte abrazo.

sildago dijo...

Marisol, te leo y te disfruto...en esta obra poética donde se entremezclan sensaciones pasadas, presentes y futuras, me invade una sensación de calma, de seguridad, pero también de misterio por lo que vendrá...un beso querida amiga...y sigue navegando en tu velero magico, escribiendo poesías nuevas, tiernas, hermosas...