jueves, 22 de julio de 2010

El mensaje

 
http://1.bp.blogspot.com/_cPpSeRUe_48/S2DhO7FTFMI/AAAAAAAAAc4/fXhMFD8CYag/S220/original.jpg

Una luz iridiscente se proyecta hacia mí
y fluye como un río por mis venas.
Me dejo llevar. No pongo resistencia. Nazco.
Gano energía en el camino de la vida. 
Renazco una y mil veces.
Estoy aquí -igual que tú- por el mismo motivo.
Antes de atravesar el umbral del olvido
quiero haber amado de verdad.

Marisol

Imagen sacada de

8 comentarios:

Pmartimor dijo...

Probablemente no hay peor frustración que la de aquél que nunca amó de verdad.

Es preferible cruzar el umbral del olvido, que se te recuerde por los grandes errores cometidos.

Un abrazo
Pablo

CAS dijo...

El amor de verdad justifica el tránsito por esta vida...
Siempre es grato llegarme hasta Berlín a visitarte.
Un afuerte abrazo

Taty Cascada dijo...

Marisol: Pasar por ésta vida y no haber amado es un desperdicio, una vida sin razón real...Si bien es cierto, que cuando nos dañan el corazón nos doblamos de dolor,y tememos que nos vuelvan a dañar; aún asi ese riesgo es necesario, porque habremos amado y cumplido con toda la finalidad de todo ser humano.
Un beso desde un helado Santiago de Chile...brrr estamos tiritando con ésta onda polar.

Juan Carlos dijo...

Qué gran mensaje. No se vivió si no se sintió el amor completamente.

Un gusto visitar tu blog. Saludos,

J.C.

Mª Teresa Alejandra Francesca dijo...

A veces es bueno dejarnos llevar.

Lindo tu poema, querida Marisol.

Un abrazo

Maite

Edu dijo...

Amar es buscar la verdad.
Besos

mi nombre es alma dijo...

A veces, solo a veces, es conveniente dejarse ir.

Pedro Aros Castro dijo...

Es una válida aspiración humana, dejar su huella afectiva, que no sea en vano la estadía, felicitaciones Marisol
saludos