viernes, 26 de febrero de 2010

Mi ángel viajero



   
http://d21c.com/tas/mtag20/bqq_flying_angel.jpg

No eres un espejismo. Nunca lo fuiste.
Olvidarte no puedo. Ni tampoco quiero.
Eres mi querido dulce ángel viajero...
La niña que partió sin previo aviso hace ya tiempo.
Inmensa mi pena por no poderte detener.
Aún vives en la memoria de mi corazón. Te quiero.

                                     Marisol


Noelia murió con 10 años en el 2005. La agarró un coche. Su madre -quien también se llama Marisol- me ha pedido que escriba un poema para ella. Espero no defraudarla con este poema acróstico.

 La imagen fué sacada de: http://d21c.com/tas/pages/tags30.html

17 comentarios:

victorysilcana dijo...

Marisol, precioso homenaje y recuerdo para Noelia el que has hecho.

Terrible tiene que ser la despedida de un hijo y más aún de esta forma imprevista.
El llanto de su madre, tiene que ahogarla tras el día a día sin ella, aunque siempre estará en su alma.
Besitos para ambas.

María del Carmen dijo...

DOLORA SITUACIÓN!

HERMOSOS VERSOS!

DEDICO UN MINUTO DE SILENCIO POR DU ALMA
Y RUEGO A TODOS LOS CIELOS CONSUELO DIVINO PARA LA MADRE.

A TI BENDICIONES POR HABER ESTADO ACOMPAÑANDO EN EL ARTE TAL SITUACIÓN
SEGURAMENTE DIOS TE TIENE COMO UNA HIJA PREDILECTA.

GRACIAS POR COMPARTIR TAL.

************************

EN OTRO ORDEN

Luego de un episodio nefasto explicado en

www.walktohorizon.blogspot.com

Retomo tal medio y agradecida por tus visitas anteriores te invito a pasar por mis blogs y retirar los regalos dejados allí como asi también a retirar el regalo especial dejado en la segunda gala en

www.cosechadesentires.blogspot.com

Te dejo un abrazo y mi paz
Marycarmen

www.panconsusurros.blogspot.com
www.newartdeco.blogspot.com
www.lasrecetasdelaabuelamatilde.blogspot.com
www,cueroposanoalmacalma.blogspot.com

Dean dijo...

Precioso acróstico, una madre te lo agradecerá profudamente.
un saludo.

pmartimor dijo...

El amor a los hijos es el mayor regalo de Dios a los hombres, y a veces también el mayor dolor.
Te mando un abrazo.
Pablo.

Patxi. dijo...

comparto el dolor y el cariño.
un saludo.

Harold Diaz dijo...

Hermoso poema a una situación sumamente dolorosa, yo creo que le encantará.

Saludos!

Taty Cascada dijo...

Estoy cierta Marisol, que esa madre derramará más de una lágrima al leer tu poema...El amor maternal es el más profundo lazo que nos pueda unir a un ser humano. Amores de pareja tendremos, lloraremos, sufriremos por sus desilusiones, pero el amor maternal es eterno, jamás se desprende de nuestra vida.
Un beso.

Gabriel dijo...

No hay dolor mas grande que la partida de un hijo. Ni me lo quiero imaginar ni deseo que ocurra.

Un abrazo

lidia dijo...

MARISOL,NO HAY DOLOR MAS GRANDE QUE PERDER UN HIJO,TENGA LA EDAD QUE TENGA,Y EN TUS PALABRAS FLORECE,TIENE VIDA ESE NIÑO,ES UN HERMOSO TRABAJO POETICO!
MUCHAS GRACIAS,
PASA X MI BLOG SI QUERES
LIDIA-LA ESCRIBA DESDE ARGENTINA

Mª Teresa Alejandra Francesca dijo...

Marisol, SOS, grande.

El poema canta por sí mismo.

Un fuerte abrazo para Marisol y otro para ti.

Gracias por tus hermosas letras.

Maite

Neogeminis dijo...

Qué dolor enorme el de una madre que pasa por esa pérdida!...una herida mortal de la que nadie se recupera. Ojalá el poema le quite algo de su tristeza.
Un abrazo!

Esencia dijo...

Es imposible no conmoverse... como imposible no admirar tu talento.

Con cariño, esencia.

Paco Alonso dijo...

Tus letras reflejo de tus sentimientos...
Hermosa imagen y letras nos acercas en este día.
Ha sido un placer acercarse a tu espacio.

Gracias por compartir.

Cálido abrazo.

El Drac dijo...

Haz hecho perfecto, pero para curar esa herida será necesaria más que un poema la mano amiga de Dios. Un abrazo

RMC dijo...

Excelente texto y precioso homenaje
un placer leerte.
que tengas una feliz semana
un abrazo.

soqui dijo...

Precioso poema Marisol, que seguro que a esa madre le sirve de consuelo

Besos

Mimí dijo...

Marisol, con este poema difícilmente la olvidará, pero no sé si la consolará o la hará romper a llorar cada vez que lo lea.

Un beso por ella belleza y sensibilidad.