miércoles, 11 de agosto de 2010

La verdad

  

http://briefhiatus.files.wordpress.com/2008/09/sun-over-the-ocean.jpg


Si yo te preguntara hoy día:
¿Dónde está el sol de mis sueños?
me contestarías recién mañana:
Soy un naúfrago que tiembla 
ante las olas de tu mar.

Quizás, en el fondo, nos parecemos...
porque aunque sepamos que la esperanza
y el temor son inseparables,
una espuma vestida de cobardía nos moja los pies.

Mejor no ahogarte más en preguntas
y, más bien, aceptar la verdad,
porque así ésta se eclipse,
nunca desaparecerá de nuestras vidas.

Marisol

Imagen sacada de
http://briefhiatus.wordpress.com 

9 comentarios:

Flor dijo...

Muy lindos tus versos.

Besos mil.

Flor

JUAN JES dijo...

La verdad es la realidad, es decir la vida, hay que amarla y abrazarla con toda la existencia.

Neogeminis dijo...

La verdad ante todo...aunque duela y aceptemos que no es la única..
Un abrazo.

Taty Cascada dijo...

¿Quedarnos sólo con la verdad?, tal vez; pero yo necesito de la fantasía para crear. No podría transitar sólo el sendero de lo tangible y lógico. Los aprendices de poeta que vivimos sedientos del amor, también necesitamos de los sueños.
Un beso Marisol, desde un nublado y frío Santiago.

Aurora dijo...

Pero què es la verdad ? me dejo envolver por las olas de ese mar y dios dirà.
Bellisimo poema Marisol.

Un beso

Aurora

Miguel Ángel Yusta. dijo...

Un refrescante paseo por tus bellos versos en la mañana agosteña...Muchos besos desde Z

Mª Teresa Alejandra Francesca dijo...

La verdad esa verdad...

Te dejo todo mi cariño y besotes.

Maite

Pedro Aros Castro dijo...

Siempre tomamos largo atajo antes de aceptar la verdad, esa cruda realidad tan difícil de admitir
un saludo afectuoso
desde el sur del mundo

Pmartimor dijo...

Me siento identificado con estos versos. Quizá porque todos somos humanos y traemos defectos de fábrica.
Hablas de tres aspectos fundamentales de nuestra vida: somos náufragos, la cobardía nos moja los pies, las preguntas que hacen que nuestra vida se eclipse.
Los buenos poetas saben condensar en pocas líneas grandes verdades; y no lo digo por alagarte (ya me conoces).
Esperanza y temor inseparables... no he tenido más remedio que copiarlo :))
Un abrazo
Eres un punto de referencia para los que te leemos. Gracias.

Pablo.