domingo, 12 de julio de 2009

¡Tengo ganas de ti!




Tengo ganas de saborearte despacio.
Detener el tiempo para recorrerte entero
con mi lengua sedienta de ti.

Quiero hacerte mío y poseerte
para apagar este fuego, esta hoguera
que me quema y consume por dentro.

Lo que daría en este preciso momento
por tenerte entre mis manos pequeñas
y llenarte de caricias con mi boca
de mujer hambrienta.

¡Ay, tengo ganas de ti!,
pero no debo....

 


Marisol

------------

Ahora, por favor, haz clic aquí
para que veas otra imagen

alusiva a este poema.


jueves, 9 de julio de 2009

Cabalgando culpas




Caballos salen corriendo sin control
de mi cabellera color canela.
Captan contradicciones conflictivas
entre mi corazón y cabeza.

Y mientras un coro de curiosos
centinelas me critica,
cierro los ojos buscando consuelo y calma
en la ceremonia de tomar café.

¿Acaso el café caliente puede sacarme
del cuerpo no sólo este cansancio caprichoso,
sino confortar mi conciencia convulsionada?

Una cadena compuesta de culpas
me consume ocasionalmente por dentro.
Condiciona y controla mi existencia
y me tiene cautiva. Es mi cárcel.

Caigo en cuenta que fuí cobarde.
Lo confieso.
Cumplo mi condena sin condiciones.

Castigos por cobrar(me)
conviven con mis confesiones
bajo la cúpula de cerámica
de la catedral de mi ciudad.

Es mi condena cotidiana.
La crisis no cesa.

Una corriente cristalina crece
como catarata.
No la consigo contener.

Cambio mi cetro, corona y castillo
por un camino colmado de caricias
y sin cadáveres cargados a mi cuenta.


Marisol


He tratado de jugar con la letra "C"


lunes, 6 de julio de 2009